Programa 71: “Adicción al amor”. Entrevista a Josune Escaso

josune_escaso2-1

¿Te consideras una persona adicta al amor? ¿Crees que una adicción puede ser positiva? ¿Puede llevarnos la adición al amor a un apego insano? ¿Perdemos nuestra identidad, esencia y energía cuando amamos de manera adictiva?

La palabra adicción en sí tiene una connotación negativa, ya que se refiere a al hábito de conductas nocivas y hasta peligrosas, o al consumo de sustancias que crean una dependencia psicológico y fisiológica. También puede referirse a una afición desmesurada a algo.

Cuando nos referimos al amor, también entra en juego la química de nuestro cuerpo, por lo que en el estado de enamoramiento se ha comprobado científicamente que se segrega una serie de sustancias las cuáles nos llevan a vivir y sentirnos como en una nube. Todo es maravilloso, o al menos así nos lo parece.

Un adicto al amor tiene la fantasía y la expectativa de que el otro o los otros puedan resolver sus problemas de manera incondicional y en todo momento, poniendo la responsabilidad sobre los demás, cediendo el poder y la capacidad de tomar las riendas de su vida y desde ese lugar “amar y ser amado”.

¿Cuáles son las consecuencias de esta adicción al amor? La dependencia, el apego, la desconexión con uno mismo, la pérdida de rumbo, la falta de autoestima y hasta el ser susceptibles al maltrato, cuando por un mal entendido amor somos capaces de hacer y permitir cualquier cosa.

Entonces, ¿Existe una adicción positiva? ¿Si el amor en si es bueno, amar mucho será siempre bueno? Aquí habría que distinguir entre amar mucho o amar en “exceso”. En el equilibrio puede hallarse la respuesta. No es cuestión de si es “bueno” o “malo”, tiene que ver más con lo que nos esté aportando y lo que esté produciendo en nuestra vida. Si es apego, dependencia, pérdida de identidad o responsabilidad, probablemente sea un tipo de amor que haya que replantearse, recolocar o incluso puede que soltar.

El amor se encuentra dentro de una de nuestras necesidades básicas y como tal es susceptible a que podamos llevarlo al extremo y generar un hábito adictivo.

Si embargo, estamos en este mundo para dar y para recibir amor. El amor es energía y una energía que fluye en nosotros, en el universo y a través de nuestros movimientos y acciones.

Para hablar de todo ello hemos invitado a Josune Escaso, que es educadora, psicóloga social, coach y formadora.

Y ahora… ¿te consideras un adicto al amor?

Escucha aquí la entrevista:

Programa 70: “El laboratorio de tu cuerpo”. Entrevista a César Barco

DSC_0653

¿Te has parado a pensar que tu cuerpo es un autentico laboratorio, un lugar donde investigar, crear, descubrir, analizar, resolver…?

Podemos experimentar con nuestro cuerpo, con la voz, con el silencio, los movimientos, los gestos, el baile, y con cualquier expresión artística resultante de nuestro ser corporal. Somos seres creados con la misma esencia y capacidad para crear, para diseñar nuestra propia vida y ello requiere de investigación dentro de nuestro propio cuerpo como si de un laboratorio se tratara.

El cuerpo está íntimamente ligado a las emociones, así nos sentimos, así nos movemos; por lo que podemos dar la vuelta a la tortilla y generar emociones positivas y saludables a partir de un cambio corporal, adoptando posturas y realizando actividades que nos lleven a un bienestar completo. No sólo desde el ejercicio físico, sino desde la creatividad, la libertad, usando nuestro cuerpo como una escultura y como un “producto” de laboratorio.

Es como realizar una performance, es decir, una muestra escénica improvisación y estética para que ocurra algo diferente en nosotros y en los que nos rodean. No se trata de actuar en el sentido de impostar, más bien es en el sentido de obrar.

Si pensamos en nuestro cuerpo como un espacio en construcción, transformación y constante evolución, seremos capaces de vivir “diferentes vidas” y experimentar con nuestro máximo potencial, crear jugando y jugar creando.

Pero, ¿Qué sucede cuando interactuamos con otros cuerpos? Se da la magia de la comunión, la común-unión, entre dos seres autónomos con la capacidad de relacionarse y producir nuevas ideas, creaciones y experimentos o experiencias.

El cuerpo es el reflejo de nuestro estado emocional, por ello es importante ser flexibles y no tener miedo a implementar los cambios necesarios hasta llegar a ser quienes realmente queremos ser; a estar donde queremos estar y a hacer lo que queremos hacer.

Os propongo un reto: Visualiza tu cuerpo como una escultura a la que puedes dar forma, volumen, color, olor, sentido. Da rienda suelta a tu imaginación y crea la persona que te gustaría ser, o mejor dicho: descubre la persona que eres, sal de la probeta y prueba a ser tú mismo, tú misma. Para ello puedes cerrar tus ojos, respirar profundo y empezar a imaginarte como nunca lo habías hecho, date el tiempo, el espacio y el permiso para obtener el resultado deseado.

Hoy contamos con César Barco, artista plástico, músico y docente entre otras cosas, que nos ayudará a adentrarnos en este laboratorio de nuestro cuerpo. Escucha aquí el programa:

Programa 69: “Quién bien te quiere te hará reír” Entrevista a Yolanda Mozota

20170302_111855

El refranero español suele darnos pistas de sabiduría. Sin embargo, hay dichos y refranes que se han transformado en creencias e incluso en sentencias o mandatos y que lejos de ayudarnos a ser sociedades más íntegras, nos llevan a ser todo lo contrario.

Uno de estos refranes es el conocido “Quién bien te quiere te hará llorar”, se ha instalado en nuestra cultura y creencia de tal manera que lo hemos integrado y considerado como algo que forma parte del amor: el sufrimiento. Probablemente nacido desde la idea de que aquella persona que te quiere tanto no temerá decirte cosas negativas o mejorables y que está ahí con el derecho de juzgar y valorar cada una de tus acciones. Sin embargo, malinterpretado nos ha llevado a creer a que el llanto ocasionado por discusiones, menosprecios o faltas de respeto nace de alguien que te quiere mucho. Y el amor, sin lugar a dudas, no tiene nada que ver con eso.

En todas las relaciones, como en la vida, hay valles y cimas. Hay encuentros, conexiones, pero también existen los desencuentros, las discusiones, y es sano valorar las diferencias del otro y hablar de ello.

El amor se construye día a día y las diferencias nos ayudarán a pasar del amor ciego al amor consciente, elegido y responsable.

El verdadero amor cura, nos hace más felices y por eso desde la Comunidad defendemos que la diversión y la risa son componentes claves en la relación. Al final, las relaciones, sean de pareja, de amistad o de cualquier otro tipo, sacan lo mejor y lo peor de uno mismo. Y está en nuestra mano sacar y enfocarnos en lo mejor de nuestras vivencias, así como ser capaces de gestionar nuestras propias sombras.

¿Cuándo una relación pasa de ser sana a ser tóxica? ¿Cuándo una discusión es parte “normal” de la relación y cuando se pasa de la línea? ¿Dónde está el límite del perdón, de pasar por alto o aguantar en un amor “incondicional”?

Te proponemos que cambies el refrán con nosotros y digas: “Quién bien me quiere me hará reír”.

En el podcast de hoy contamos con Yolanda Mozota, terapeuta gestáltica con amplia experiencia en terapia individual y de grupos. Junto a ella hablaremos sobre relaciones, abuso y maltrato y nos facilita pistas para salir de relaciones tóxicas y ser más felices.

 

 

Programa 68: “Comunicarse con gracia” Entrevista a Diego Mattarucco

20170209_130114

El poeta, actor y músico Diego Mattarucco nos visita hoy en La Comunidad dando una muestra excelente de cómo jugar con las palabras y comunicarse con gracia.

Escucha aquí el podcast:

La comunicación es un instrumento imprescindible en todas las relaciones. Pero esta comunicación no puede ser de cualquier tipo, tan importante como el mensaje es la manera en la que lo comunicamos.

Es importante ser claros, concisos, creativos, amables, coherentes, educados…

Sin embrago hay un tipo de comunicación que es más complicada de encontrar o de la que se habla menos y es de la comunicación con gracia. Ésta contiene la magia del humor y del amor en sí. Para ello vamos a ver los diferentes significados de la palabra “gracia”.

  • Conjunto de cualidades como el humor, la elegancia o la belleza.
  • Cualidad o conjunto de cualidades que hacen agradable a la persona o cosas tiene.
  • Atractivo independiente de la hermosura de las facciones, que se advierte en la fisonomía de algunas personas.
  • Don o favor que se hace sin merecimiento particular; concesión gratuita.
  • Perdón o indulto.
  • Afabilidad y buen modo en el trato con las personas.
  • Habilidad y soltura en la ejecución de algo. Ejemplo: -baila con mucha gracia-.
  • Benevolencia y amistad de alguien.
  • Capacidad de alguien o de algo para hacer reír.
  • Dicho o hecho divertido o sorprendente.
  • Favor sobrenatural y gratuito concedido al ser humano.

Cuando aplicamos la gracia en nuestra comunicación estamos reforzando el contenido y la posibilidad para que éste se comprenda y se reciba mucho mejor. La comunicación con gracia nos puede llevar a resultados que no conseguiríamos de otra forma. Al final se trata de conectar, inspirar, transmitir, y no hacerlo “con calzador” o de manera forzada sino con GRACIA. No son tanto las palabras, sino la forma, el camino, el ingrediente o ingredientes que no se ven pero que están ahí en nuestra manera de comunicarnos.

Para ello es necesario conectar con esa gracia y con esa magia, sobre todo ser nosotros mismos en vez de intentar ser otra persona. Podemos aprender de otros, o mejor dicho inspirarnos, pero la clave está en descubrir esa gracia especial y única que nos identifica a cada persona.

La comparación es lo peor que podemos hacer para obtener esta habilidad, sin embargo el atrevimiento nos puede dirigir hacia eso que nos diferencia y que es genuino, natural, no impostado. No se trata únicamente de “ser graciosos” como de aplicar cada uno de los significados de la lista anterior.

La gracia marcará la diferencia en nuestra comunicación y nos ayudará a conseguir cosas que no podríamos de otra manera.

Programa 67: “La escucha sobrenatural” Entrevista a Javi López

20170209_123445

En La Comunidad by Gay Coaching de Ondada Arcoiris tenemos el privilegio de entrevistar a Javi López de Sonidos del Corazón que nos presenta su segundo disco: OM SA LAM. Escucha la entrevista aquí:

En el mundo del coaching se habla mucho de la escucha activa que es un elemento indispensable en la comunicación eficaz y se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también sus sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Va más allá del contenido “digital” que está comunicando a través de las palabras. El tono, la acentuación, el volumen, los gestos, la respiración y otros elementos más que aportan mucho al mensaje. 

En una comunicación de alto contenido emocional, el 7% del mensaje lo aportan las palabras, un 38% la voz y el 55% el lenguaje corporal. Imagina lo importante que es entonces no sólo lo que decimos sino cómo lo decimos.

Por eso a veces hay tantos malos entendidos con los mensajes de whatsapp, emails, correos electrónicos, etc.  La razón es porque no estamos viendo a la otra persona, tan sólo interpretamos el contenido de las palabras desde nuestro estado de ánimo y de nuestra manera de comunicarnos y procesar la información.

Entonces, ¿Sabemos escuchar a los demás? Es más, ¿sabemos escucharnos a nosotros mismos? ¿Escuchamos a nuestro cuerpo o a nuestra alma? El cuerpo grita cuando el alma calla, somatizando aquello que reprimimos, que no nos permitimos decir o decirnos.

Por eso es tan importante la escucha activa. Aunque hoy vamos a dar un paso más allá y  hablar acerca de la escucha sobrenatural, y no me refiero a oír voces extrañas de fantasmas o espíritus… me refiero a conectar con el mensaje transpersonal que obtenemos de aquellos elementos que no tienen voz audible o un lenguaje que se estudie normalmente. Pongo un ejemplo: Salir a dar un paseo por el campo, contemplar la naturaleza y pararse de manera consciente a escuchar lo que esos elementos transmiten o sugieren… Escuchar los sonidos naturales y los inspirados también por el ser humano a través de diferentes instrumentos musicales o incluso el silencio.

También las imágenes nos pueden hablar: una puesta de sol, un amanecer, el sonido del mar.

Conectar con ese mensaje sobrenatural o mejor dicho puramente natural, puede llevarnos a un despertar de la conciencia, a entender y resolver enigmas y conflictos internos.

Te propongo que salgas a dar un paseo, que intentes escuchar el mensaje de la VIDA misma y que luego lo anotes en tu cuaderno personal.

 

 

 

Programa 66: “Vivir plenamente” Entrevista a Joaquín del Castillo

20170209_115151

¿Te has preguntado alguna vez el nivel de calidad de tu vida? ¿Estás contento de la manera en la que vives? ¿Sientes que vives plenamente? Es más, ¿te gustaría vivir una vida plena?

Quizás no resulte fácil responder a estas preguntas pero hay algunas ideas que nos pueden ayudar a contestarlas y a evaluar cómo nos encontramos al respecto. Mucho tiene que ver con lo que entendamos por plenitud y con las expectativas que tengamos.

Lo que cuenta no es tanto los años de vida que vivamos sino que realmente sepamos vivir y disfrutar de cada momento que vivimos. No es lo mismo estar vivo, sobrevivir y vivir con plenitud.

Aquí te propongo algunos tips que te ayudarán a alcanzar esa plenitud:

  • Invierte en tu desarrollo personal.
  • Aprecia y disfruta de lo sencillo y cotidiano. Contempla la grandeza y la hermosura de las cosas desde lo más sencillo.
  • Considera la vida como un viaje, lo importante es el camino no el destino o las metas.
  • Ten la humildad de aprender cosas nuevas cada día, evoluciona. Siempre hay oportunidades para aprender algo.
  • Abraza lo que es, no desde la simple aceptación ni mucho menos desde la resignación.
  • Identifica tus valores, qué es lo que realmente te importa, y hónralos.
  • Observa cómo es tu diálogo interno, pero no te identifiques necesariamente con él. No eres lo que piensas sino lo que crees, y eso que crees puedes llegar a crearlo.
  • Sé flexible, la rigidez nos limita y produce estrés. Date el permiso para explorar, descubrir y “equivocarte”.
  • Elimina el -tengo que- por el -quiero- o -podría-
  • Tenemos más de lo que necesitemos. La felicidad no reside en los bienes materiales que tenemos, es más bien una cuestión de actitud.
  • Practica el GAP: Gratitud, amor y perdón. Haz el amor todo lo que puedas. Hacer el amor va más allá de actos sexuales, aunque estos sean también importantes.
  • Expresa tus necesidades a los demás sin miedo.
  • Vive el momento presente, aquí y ahora. Haz mindfulness. Una cosa a la vez.
  • Date algún capricho de manera habitual, porque tú te lo mereces y eso habla del amor y cuidado personal.

Plenitud: Estado de una cosa o persona que ha alcanzado su momento de máxima perfección o desarrollo.

Joaquín del Castillo, terapeuta holístico en Esencia de Felicidad nos comparte su experiencia en cuánto a cómo vivir una vida abundante. Escucha aquí la entrevista de #LaComunidad en Onda arcoiris:

Programa 65: ¡Cuídate! Entrevista a Mario Ferrer

20170209_112450

Hoy nos visita en La Comunidad by Gay Coaching de Onda Arcoiris Mario Ferrer, cuidador y animador sociocultural para las personas mayores.

¿Qué haces para cuidarte cada día? Es más, crees que te cuidas lo suficiente? ¿Cuáles son las consecuencias de no cuidarse lo suficiente y cuáles los beneficios de un buen cuidado personal?

Hoy nos centramos en la importancia de cuidarse. ¿Qué significa cuidar? –Ocuparse de una persona, animal o cosa que requiere de algún tipo de atención o asistencia, estando pendiente de sus necesidades y proporcionándole lo necesario para que esté bien o esté en buen estado.-

Sin embrago en ocasiones, qué poco nos cuidamos, cómo nos cuesta sacar tiempo para una de las cosas más importantes, mimarnos, ocuparnos de nuestras necesidades personales en bien de nuestro bienestar. Lo urgente nos lleva a restarle tiempo o lo que realmente importa. Las consecuencias son muy notables, en seguida podemos darnos cuenta de esa carencia, con tan sólo mirarnos al espejo, nuestra cara refleja esa falta de cuidado personal, una necesidad no cubierta. Si nos miramos fijamente a los ojos podemos llegar a intuir ese grito desesperado que pide que nos queramos un poco más, que nos dediquemos tiempo en cantidad y en calidad.

La “tiranía de lo urgente” del sistema en el que vivimos dónde parece que al día le falten horas para poder hacer todo lo necesario, y que nunca hubiera el tiempo necesario para realizar todas las tareas que se suponen que debemos cumplir. Y vamos perdiendo energía, alegría y hasta la vida, nos desgastamos y gastamos dinero para maquillar o esconder ese desgaste.

Seguramente si tienes alguna mascota comprendes mejor lo que significa cuidar. Un animal requiere que le atendamos, le cuidemos, y solemos ser conscientes de ello porque lo saben pedir mejor que nosotros mismos.

¿Te has parado alguna vez a observar tu aspecto en las fotos de unas buenas vacaciones? Pareces más joven, más guapo, más joven, más tranquilo, más vital, y en realidad lo estás.

Pero claro, no podemos estar todo el día de vacaciones, pero quizás si que podamos implementar ciertos hábitos en nuestra rutina directamente conectados con el cuidado personal y con hacer cosas con las que disfrutamos y que nos cargan la batería.

Es hora de coger tu cuaderno y tomar alguna nota con cosas concretas para cuidarte, yo te propongo algunas, aunque tú puedes continuar con tus propias ideas. Allá vamos:

1. Revisa tu dieta. Desayuna bien. Toma el tiempo necesario para desayunar tranquilo y con una dieta saludable. Recuerda que es la comida más importante del día.

2. Cuida tu aspecto, una buena ducha, ropa limpia, mírate al espejo y aprecia tu belleza personal.

3. Respira saludablemente, conscientemente. Inspira y expira profundamente.

4. Motívate. Haz algo con lo que realmente disfrutes. Identifica por qué quieres estar bien y lógralo poco a poco.

5. Practica ejercicio cada día.

6. Escucha a tu cuerpo. Pregúntate cada día si necesitas algo o qué puedes hacer de manera concreta para mejorar tu bienestar.

7. Descansa. Saca tiempo para ti. Lee, escucha música, escucha un buen Podcast.

8. Quiere y déjate querer. El amor cura, rejuvenece, es el mejor tratamiento de belleza y salud.

Escucha aquí la entrevista a Mario: